BUSCAN IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES EN LA CONDUCCIÓN DEL TRANSPORTE PÚBLICO

BUSCAN IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES EN LA CONDUCCIÓN DEL TRANSPORTE PÚBLICO

La legisladora Liliana Montero presentó un proyecto de ley para asegurar la participación del 50% de mujeres. LINK A LA NOTA

LEER MAS

PRESENTARON UN PROYECTO PARA QUE LA CÁRCEL DE BOUWER TENGA UN PABELLÓN TRANS

PRESENTARON UN PROYECTO PARA QUE LA CÁRCEL DE BOUWER TENGA UN PABELLÓN TRANS

La iniciativa surgió de la demanda y el trabajo de legisladores cordobeses, como la legisladora provincial Liliana Montero, sumado al reclamo de las personas trans que vienen manifestando su insatisfacción dentro del penal. LINK A LA NOTA

LEER MAS

HOSPITAL DE OLIVA: QUIEREN SABER QUÉ PASÓ CON LOS PERROS EMPLEADOS COMO RECURSO TERAPÉUTICO

HOSPITAL DE OLIVA: QUIEREN SABER QUÉ PASÓ CON LOS PERROS EMPLEADOS COMO RECURSO TERAPÉUTICO

La legisladora Liliana Montero presentó en las últimas horas un pedido de informes ante el Ministerio de Salud para saber cuáles fueron los resultados del Programa de Canino Terapia y qué destino se les dio a los perros utilizados en ...

LEER MAS

“SOY PELEADORA, PERO TENGO DIÁLOGO CON TODOS LOS SECTORES”

“SOY PELEADORA, PERO TENGO DIÁLOGO CON TODOS LOS SECTORES”

La legisladora provincial con bloque unipersonal confirmó su lanzamiento en la carrera al Palacio 6 de Julio. “Sin mujeres en el poder no hay democracia”, afirma. LINK A LA NOTA 

LEER MAS

17 | 07 | 2019

PROYECTO DE RESOLUCIÓN N°28545. FECHA 17-07-2019. RESIDENCIAS DE SALUD

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA

RESUELVE

 

Dirigirse al Ministerio de Salud para que en virtud de lo dispuesto por el artículo 102 de la Constitución Provincial y en un plazo no mayor a 7 (siete) días informe sobre diversos aspectos referidos a las Residencias de Salud:

  1. Cantidad de residentes actuales en toda la Provincia de Córdoba. Discrimine por año de residencia, especialidad, sexo y edad en cada especialidad.
  2. Cantidad de mujeres que están transitando las distintas residencias en hospitales públicos de la provincia y que han sido madres en los últimos 4 años. Discrimine por año.
  3. En virtud de lo establecido por el Reglamento de Residencia, cuál ha sido en esos años (últimos 4) la modalidad de la recuperación de licencias por maternidad. Discrimine por año.
  4. Cómo se ha producido en cada circunstancia el recupero del proceso de formación.
  5. En cuántos casos ha habido extensión de beca y en cuántos no.
  6. Quién fija los criterios de recuperación.
  7. Del proceso de capacitación de la residencia, explicite cuáles han sido esas modalidades.

Liliana Montero

Legisladora Provincial 

FUNDAMENTOS

Antes de realizar este pedido de informes,  debo dejar sentado que desde el mes de Marzo he intentado tener respuesta ante la situación concreta que atraviesan mujeres residentes de esta Provincia. Por ello, en el mes de marzo me comuniqué personalmente con el Director General de Capacitación y Formación en Salud del Ministerio de Salud a quien le plantee mi preocupación por la exigencia que se les estaba poniendo a las mujeres madres. El funcionario quedó en responderme, cosa que nunca sucedió.

Así mismo, sobre finales de ese mes me comuniqué en reiteradas oportunidades con el Ministro de Salud de la Provincia que, si bien tuvo la deferencia de atenderme las primeras veces, tampoco -hasta la fecha de este pedido de informes – me dio una respuesta.

En el mientras tanto, las residentes madres debieron ir a completar su proceso de formación sin extensión de beca. Es decir, las mujeres madres han sido castigadas por el sólo hecho de serlo.

Tengo claridad absoluta sobre la formulación teórica de la categoría de “residentes”: en los papeles es un proceso de formación que debe completarse.  Pero, todos quienes conocemos el sistema de salud y los ciudadanos que lo transitan sabemos fehacientemente que los y las residentes son quienes sostienen el propio sistema siendo verdaderos trabajadores. Ejercen todas las tareas al igual que los profesionales de planta y en muchísimos casos hasta las propias guardias muchas veces quedan en manos de ellos y ellas. Así que, poco vale la argumentación de que es un proceso de formación. Está claro que lo es, pero no es sólo eso.

Algunos datos importantes que debemos tener en cuenta:

Según un informe del Observatorio de Recursos Humanos de la Salud a nivel nacional, el acceso a la especialización se ha convertido en un factor de desigualdad entre médicos y médicas, siendo menor el porcentaje de mujeres médicas con especialidad, aun siendo mayoría en graduarse. En general, esta brecha es a consecuencia de las dificultades que enfrentan algunas mujeres para realizar las residencias (de entre 3 y 4 años) debido a las prolongadas jornadas laborales, guardias y licencias por maternidad.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en su publicación Género en el Sector Salud: Feminización y brechas laborales (2018)[1] plantea que La feminización de los puestos profesionales de la salud no condujo a avances significativos en términos de paridad de ingreso. La brecha de ingresos mensuales de la ocupación principal entre las y los profesionales alcanzaba el 19,6% en 2016, y no se identifica una reducción de esta en los últimos años. A pesar del incremento de la participación laboral de las mujeres en ocupaciones profesionales en el sector salud, son las que mayoritariamente continúan como responsables principales de la organización del hogar y tareas de cuidado. Estos resultados sugieren que las transformaciones en el sector salud en las últimas décadas no habrían sido acompañadas con el mismo ritmo por cambios en los roles dentro del hogar, y que sobre las mujeres recae la mayor parte del trabajo doméstico no remunerado.

Sobre las residencias de la salud, el informe de Naciones Unidas afirma que la obtención de una especialidad afecta el ingreso al sistema de salud, a través de su obligatoriedad en varias de las jurisdicciones del país y de reconocimientos salariales para las y los médicos certificados como especialistas. Es decir, ser o no ser especialista impacta en las posibilidades de las y los profesionales de la medicina a acceder a un puesto permanente. “Son las mujeres quienes, a pesar de ser una amplia mayoría entre los graduados, se especializan en menor proporción. (…) Las prolongadas jornadas laborales, las guardias periódicas, los tratos diferenciales entre géneros y la duración del proceso formativo muchas veces ponen a las mujeres en la disyuntiva de optar por realizar la residencia o una formación de posgrado alternativa, como la especialidad universitaria o la concurrencia, que implican cargas de trabajo menores”, dice.

Sigue: “en materia de licencias por enfermedad y maternidad, las residencias se rigen por las normas de la jurisdicción en la que se encuentran, aunque en ocasiones el propio reglamento contempla mayores restricciones que el régimen jurisdiccional. Así es como coexisten, a lo largo del país, residentes que gozan desde 45 días hasta 6 meses de licencia”. Y agrega que la situación formativa de las residentes se complejiza aún más si tienen alguna complicación en el embarazo, y se identifican casos de embarazos de alto riesgo por el nivel de estrés al que se encuentran expuestas. “Algunos reglamentos de residencias han avanzado en la posibilidad de prorrogar el período formativo en los casos de licencias prolongadas por razones de maternidad”, finaliza.

El texto también hace hincapié en algunas buenas prácticas: el Ministerio de Salud de la Nación ha aprobado un nuevo reglamento para el Sistema Nacional de Residencias del Equipo de Salud (resolución 1993/2015) en donde se contempla la posibilidad de contar con un programa de recuperación académica que se extienda en forma rentada hasta seis meses después de finalizado el contrato original. Asimismo, los reglamentos de los sistemas de residencia dependientes de los ministerios de salud del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires contemplan prórrogas por embarazo de hasta seis meses (ordenanza 40.997 y decreto 2557/01.

Es absolutamente injusto para las mujeres que se les exija completar el “proceso de formación” sin extensión de beca. Es decir, que esas mujeres no reciban un centavo por estar “trabajando” para el Estado de la Provincia.

Ser madres no puede ser castigado de esta manera y si los reglamentos por cualquier razón lo permiten, pues entonces en primer lugar se debe contemplar la excepción.

Pero lo más importante es que de manera inmediata se modifique el recelamiento a fines de alinearlo con todas las recomendaciones internacionales que promueven la protección de la mujer.

Es inadmisible que se amparen en una reglamentación para pasar por encima de todas las recomendaciones internacionales e incluso podría encuadrarse esta actitud dentro de lo que denominamos violencia laboral hacia las mujeres especificada en la legislación nacional y provincial.

Otras fuentes consultadas:

Resolución 1993/2015 Bs. As., 02/11/2015 :

https://www.boletinoficial.gob.ar/pdf/linkQR/VjY1QVpRczVqajArdTVReEh2ZkU0dz09

Reglamento de Residencias de la Provincia de Buenos Aires.

http://www.ms.gba.gov.ar/ssps/residencias/ReglamentoResidencias.pdf

Es por eso que pido a mis pares la aprobación del presente proyecto.

 

Liliana Montero

Legisladora Provincial