LA LEGISLATURA, LEJOS DE LA PARIDAD DE GÉNERO

LA LEGISLATURA, LEJOS DE LA PARIDAD DE GÉNERO

De 130 legisladores departamentales elegidos desde 2001, sólo nueve fueron mujeres. En la actual composición de la Unicameral, el 37 por ciento son mujeres. La legisladora Liliana Montero propone una reforma electoral para garantizar la paridad prevista en la ley electoral desde ...

LEER MAS

PIDEN QUE AVANCE EN EL CONGRESO EL DEBATE SOBRE LA PRÁCTICA DE LA EUTANASIA

PIDEN QUE AVANCE EN EL CONGRESO EL DEBATE SOBRE LA PRÁCTICA DE LA EUTANASIA

La legisladora Liliana Montero presentó un pedido para que la Unicameral solicite a diputados y senadores cordobeses la promoción del debate. LINK A LA NOTA

LEER MAS

PIDEN INFORMES POR CUATRO MUERTES POR NEUMONÍA EN LA COLONIA VIDAL ABAL

PIDEN INFORMES POR CUATRO MUERTES POR NEUMONÍA EN LA COLONIA VIDAL ABAL

La legisladora provincial Liliana Montero solicitó respuestas al Ministerio de Salud. Los decesos fueron en las últimas semanas y podrían estar asociados a las condiciones de vida. LINK A LA NOTA

LEER MAS

DENUNCIA POR GASODUCTOS DE CÓRDOBA LLEGÓ A LA JUSTICIA FEDERAL

DENUNCIA POR GASODUCTOS DE CÓRDOBA LLEGÓ A LA JUSTICIA FEDERAL

Ayer, desde el Juzgado Federal N° 1 de Córdoba confirmaron a La Voz que la semana pasada les ingresó una solicitud de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) para que se pronunciara sobre si le corresponde investigar una ...

LEER MAS

PROPONEN QUE SE RETENGA A NIÑOS HASTA LOS 12 AÑOS EN TRASLADOS DE VEHÍCULOS.

PROPONEN QUE SE RETENGA A NIÑOS HASTA LOS 12 AÑOS EN TRASLADOS DE VEHÍCULOS.

El proyecto fue presentado en la Unicameral por la legisladora Liliana Montero y plantea distintas modificaciones a la Ley Provincial de Transito Nº 8560. LINK A LA NOTA

LEER MAS

11 | 09 | 2018

PROYECTO DE DECLARACIÓN N° 26233. FECHA 11-09-2018. EUTANASIA

 

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA

DECLARA

 

Solicitar a los Diputados y a los Senadores Nacionales por Córdoba que a través de las acciones que crean convenientes, dentro del marco de sus responsabilidades y asumiendo una posición activa, promuevan en el seno del Congreso Nacional  el debate y propicien el tratamiento de los proyectos existentes – o generen nuevos – sobre la práctica de la eutanasia.

 

Liliana Montero

Legisladora Provincial

 

FUNDAMENTOS

En los últimos años, hemos tenido tanto a nivel nacional como provincial ciertos y valiosos avances respecto a algunas cuestiones vinculadas a las voluntades particulares. Ya en mi primera gestión como Legisladora tuve la oportunidad de debatir el proyecto de Ley de muerte digna o voluntad anticipada. Proyecto que fue teniendo modificaciones sustanciales y que, a mi criterio, quedó a medio camino de lo que consideramos debería haber sido aprobado. Pero fue un importante y necesario primer paso. Así, la “muerte digna” (Ley 10.058) adquirió, al menos en el marco normativo, “plena vigencia”.

Se definió el registro de voluntades anticipadas y esto permitió “dejar asentada la decisión de no ser sometido a tratamientos médicos que prolonguen la vida en forma artificial ante etapa terminal o estado vegetativo permanente.”

Hoy, pasados algunos años, es hora de retomar el tema. Muchas personas sufrientes nos movilizan y nos interpelan. Alfonso Oliva, por ejemplo. Alfonso padece de ELA (esclerosis lateral amiotrófica) hace cuatro años y se ha convertido en un referente de los sufrientes que piden que debatamos en los órganos legislativos el tema de la eutanasia

Estuvimos con Alfonso, que hace 4 años es preso de su propio cuerpo; hace un año perdió la capacidad de alimentarse y hoy sólo puede mover los ojos, sonreír y hablar mediante un sistema que permite que sus ojos elijan las letras y se reproduzcan en altavoz. “Cada uno debe decidir hasta cuándo va a sufrir” nos dijo personalemente Alfonso y estoy convencida de que no somos nadie para discutirle eso.

Estoy convencida, parafraseando a los titulares de la prensa española en tiempos en que ese país se encontraba en debates, quien pide eutanasia no pide morir, sino dejar de vivir sin sufrimeinto.

Alfonso nos pide explicitamente que nos comprometamos como sociedad y debatamos sobre sus derechos. Su situación y su pedido de eutanasia y de debate nos llama a reflexionar sobre cómo acompañarlo en sus decisiones. Pero Alfonso no es el único, ni el primero, ni (lamentablemente) será el último.

Alrededor de la concepción de “muerte digna” se traman un sinfín de concepciones. La idea de dignidad asume parámetros personales que no son fáciles de convertir en norma legal sin herir succeptibilidades de índole moral.

Sabemos que son temas complejos y dificiles de abordar pero compartimos con Alfonso Oliva “con toda la movida de la legislación del aborto, es un buen momento para abrir un debate sobre las personas que están en mi situación, y no tienen la posibilidad de quitarse la vida por la razón obvia de la imposibilidad de movimientos”.

Consideramos que debe ser hoy. Creemos que es momento de empezar a abordar la infinidad de posturas que exiten en relación a la Asistencia al suicidio (entendida como la situación donde un tercero le suministra los elementos al paciente para que este se dé muerte así mismo), la Eutanasia activa (donde un tercero da muerte al paciente, ya sea con o sin su consentimiento de ahí que sea de forma voluntaria o involuntaria), y Eutanasia pasiva (donde se deja de practicar al paciente el tratamiento respectivo por imposibilidad de recuperación, la cual también puede ser voluntaria o involuntaria) para aquellos casos en que la Ley 10.058 resulta insuficiente y nos pone frente a realidades que obligan a sufrimientos innecesarios a pacientes y a sus familias.

Compartimos con el Dr Carlos Soriano “que es necesario que se trate con seriedad, argumentos y sin fanatismos, la ley por la eutanasia para casos como el de Alfonso”.

No somos innovadores. Estas prácticas son legales en Holanda y Bélgica hace más de quince años. El Estado de Oregón en los Estados Unidos, se permite la práctica de la eutanasia activa y del suicidio asistido desde 1997. En Suiza desde 1941 se permite la asistencia al suicidio practicada por cualquier persona. En Finlandia, la legislación sobre los enfermos incluye un reglamento sobre la eutanasia y distingue entre eutanasia activa y pasiva. La eutanasia activa no es legal. Por el contrario, la eutanasia pasiva, como la suspensión del tratamiento de un enfermo terminal, está permitida. Y la lista sigue.

En los países de la región, se hicieron públicos los debates sobre eutanasia que aún están vigentes pero inconclusos en chilenos, cubanos y mexicanos.

En Colombia, en 2015, se llevó a cabo la primera eutanasia legal en América Latina. “La Corte Constitucional había exigido al Congreso que tramite una ley en 1997 y ratificó el derecho a una muerte digna en 2015”. Colombia, el unico país de América Latina con un procedimiento definido, se convirtió en marzo de este año en el tercero en el mundo, después de Holanda y Bélgica, que regula esa práctica también entre pacientes menores de edad que se rehusen a padecer los sufrimientos de una enfermedad terminal.

En los países donde no está regulada se producen eutanasias y suicidios asistidos encubiertos que ponen en riesgo a los profesionales y a sus familias. Para aportar algunos datos, en España, por ejemplo, según una encuesta realizada en el 2000 “el 15% de los facultativos reconocía, en una encuesta realizada en 2000, haber ayudado a morir a algún paciente. Los partidarios de la regulación alegan que, puesto que la necesidad existe, es mejor regularla.”

¿Qué haremos nosotros al respecto? Casos como el de Alfonso han tenido fuerte repercusión en la prensa mundial. Recordamos tanto el activismo en relación a la legalización de eutanasia como la muerte de David Goodall, el científico australiano de 104 años que tuvo que viajar a Suiza para someterse a un suicidio asistido y falleció en mayo de este año.

¿Esperaremos a que nuestros Davides y nuestros Alfonsos tengan que ir a Colombia en búsqueda de una real muerte digna? ¿Seguiremos mirando para el costado sin debatir posiciones y definir alternativas que ayuden a personas que sufren innecesariamente, ya sean los mismos pacientes o sus desesperadas y desesperanzadas familias?

Sabemos que es un debate difícil, pero también sabemos que no por ello debemos dejar de darlos. Está claro que es un debate sobre una legislación de fondo que es competencia del Congreso Nacional, por eso le solicitamos a los representantes por Córdoba que den apertura este debate.

Ignorar la realidad es insensible, no empatizar con el dolor es inhumano, dilatar el debate es inmoral, es por eso que pido a mis pares la aprobación del presente proyecto.

 

Liliana Montero

Legisladora Provincial